sábado, 4 de abril de 2009

La Escuela en el 2018: ¿lo que nuestros queridos políticos quieran...?

No es difícil adivinar cómo será la escuela en el año 2018. De seguir todo como hasta ahora, con toda seguridad dependerá de los intereses de partido de nuestros lamentables gobernantes.

En nuestra historia más reciente, la Escuela o léase la Educación, ha sido siempre utilizada por los políticos que nos han gobernado para hacer una demostración de fuerza al partido oponente y dejar bien claro quién es el que manda y así, utilizando como rehenes a nuestros queridos e inocentes alumnos, imponer nuevas leyes, a menudo contra la razón, contra la lógica, contra el consenso social, y lo peor de todo, contra sus destinatarios, nuestros niños y jóvenes, vulnerando su sagrado derecho a recibirla de la forma más adecuada, pero hipotecando también seriamente el futuro de nuestra sociedad.

Si me salen las cuentas, en el tiempo que llevo ejerciendo esta profesión, desde el año 1987 hasta la fecha actual, ya han sido cinco las leyes de educación diferentes que he conocido. Y lo más incomprensible de todo es que cada una de ellas ha tratado siempre a tirar por tierra lo que la anterior había propuesto, tanto lo que tuviera de positivo como lo desechable, por el sólo hecho de haber sido diseñada y puesta en práctica por el partido oponente.

No entiendo estas razones, menos aun desde la honestidad que por su papel de servidores públicos deberían demostrar, pero no demuestran, los políticos. Y creo que la sociedad en pleno tampoco lo entiende.

Por eso, hoy voy a tratar de ser inocente como cuando era niño, y desde mi candidez voy a querer creer que en el 2018, ójala que antes, finalmente habremos caído en la cuenta del error y tendremos unos regidores decentes, honrados, que sabrán haber llegado a un pacto sobre un asunto tan delicado como es la Educación, y que ese pacto estará por encima del color político de cada uno de ellos y buscará como objetivo prioritario impartir la mejor educación para nuestros chicos.
Que finalmente lograremos ser de una vez competitivos frente a nuestros países vecinos, que ya se plantean desde hace muchos años esto de la Educación de una forma más rigurosa e inteligente.
Que por fin podremos aprovechar la multiculturalidad que se respira por todas partes en nuestro querido país, en lugar de seguir construyendo la torre de Babel que ahora es, para enriquecernos culturalmente todos.
Esperemos que este ejercicio de imaginación no se quede sólo en un sueño. Hasta otro día amigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.